19
Oct

La “irregular” comisión de devolución de efectos.

Autónomos y empresarios pueden recuperar el importe cobrado por la repercusión de dicha comisión.

¿Por qué “la comisión de devolución” está siendo declarada ilegal por los Tribunales?

Muchos autónomos y empresarios tienen contratadas líneas o pólizas de crédito con su entidad bancaria, para poder gestionar y anticipar el cobro de cheques, recibos, letras y pagarés. El descuento bancario es una operación que consiste en la presentación de un título de crédito en un banco para que ésta anticipe su importe y gestione su cobro. El tenedor cede el título a la entidad y éste le abona su importe en dinero, descontando el importe de las cantidades cobradas por los servicios prestados, que suelen ser en concepto de comisión de gestión o descuento y suele constituir un porcentaje sobre el nominal de la letra, con un mínimo o cantidad fija que, habitualmente suele estar pactada en el contrato.

Llegada la fecha de vencimiento del efecto, solo pueden suceder dos cosas.

  1. A) Que el tercero abone el importe de la letra. Siendo el coste de la operación (los intereses, comisiones y otros gastos como el correo), que la entidad repercutió en el momento del descuento o la gestión de cobro.
  2. B) Qué el tercero no abone la letra. Dado que la letra había sido descontada previamente, el banco la cargará en cuenta del cliente, junto con una comisión, que el banco atribuye a los gastos originados por el impago y que suele denominarse “comisión por devolución de efectos impagados”. Comisión que suele ser un porcentaje sobre el nominal del efecto impagado.

 ¿Por qué “la comisión de devolución” puede ser declarada ilegal por los Tribunales? 

  1. La comisión de devolución carece de causa que la justifique, por lo que su aplicación es contraria a lo establecido en los artículos 1.274 y 1.275 del Código Civil.

La inexistencia de causa se fundamenta en que la entidad bancaria no ha prestado servicio alguno distinto de la gestión de cobro del efecto previamente descontado, siendo la devolución, por impago del efecto, uno de los posibles resultados de esa gestión; en este sentido, el resultado negativo no es algo distinto e independiente de la gestión encomendada, ni constituye servicio nuevo, por lo que no cabe cobrar una nueva comisión por la ejecución de un servicio que ya fue retribuido.  Tampoco es justificable la pretensión de que la comunicación del impago sea, en sí misma, un servicio, pues simplemente estamos ante la culminación del servicio de presentación al cobro del efecto que exige de la entidad como mandataria (servicio por el cual ya ha sido retribuida) el dar cuenta del resultado del mismo (el cobro o el impago); así lo exigen los artículos 1.709 y 1.720 del Código Civil. Por tanto, la comisión de devolución no obedece a la prestación de servicio adicional alguno susceptible de ser retribuido, por lo que el Banco al repercutirla vulnera lo dispuesto en el Número Quinto de la Orden Ministerial, de 12 de diciembre de 1989, del Ministerio de Economía, que establece: “En ningún caso podrán cargarse comisiones o gastos por servicios no aceptados o solicitados en firme por el cliente. Las comisiones o gastos repercutidos deberán responder a servicios efectivamente prestados o a gastos habidos”.

  1. En muchas ocasiones la comisión no está pactada en contrato: Para que esta comisión sea considerada válida, debe de estar “expresamente pactada por escrito” en el contrato, cosa que en la mayoría de veces no sucede. Dicho pacto, debe indicar de forma explícita y clara, el concepto y la cuantía de la comisión (art.48.2 de la Ley 26/1988). No sirve una remisión genérica a las tarifas que publique la entidad financiera. Así pues, no solo se exige que exista pacto escrito, sino que, además, dicho pacto ha de ser explícito y claro, para que puedan cobrarle dicha comisión. 

Por consiguiente, si a usted le repercute su entidad bancaria “comisiones de devolución”, le recomendamos que se asesore debidamente con un abogado especialista en derecho bancario, para que estudie su caso y pueda recuperar las cantidades indebidamente cobradas por este concepto, en los últimos años (que podríamos estar hablando de hasta 15 años).

ACB ABOGADOS CONSUMO & BANCA

informacion@acbabogados.com

Tel. 91 525 0194

En ACB Abogados Consumo & Banca, somos especialistas en derecho bancario y financiero. Defendemos los derechos e intereses legítimos de los usuarios de servicios bancarios y consumidores en general.  Trabajamos para recuperar el dinero y la tranquilidad de los afectados por la comercialización de hipotecas con cláusulas abusivas (suelo, multidivisa, etc), de los accionistas y bonistas del Banco Popular o cualquier otro asunto relacionado con consumo y banca. Solicite una consulta jurídica en nuestras oficinas. Tel. 91 5250194 – Calle del Espinar, nº 31 de Madrid, 28025.